¿Es posible trabajar y prepararse el EIR?

0
484

Nuestro preparador expone algunas recomendaciones si vas a compatibilizar el trabajo con la preparación de la oposición. 

Junio es el mes clave en el ámbito sanitario para decidir si comenzar a prepararse o no el examen EIR. Muchos alumnos finalizan sus estudios este mes. Es entonces cuando surge la duda ¿Debo opositar o empezar a trabajar? ¿Debo dejar el trabajo por la oposición EIR? ¿Tendré trabajo tras el verano?

Estás suelen ser las preguntas más habituales que se hacen los ya graduados/as en Enfermería. Y no es de extrañar, pues los enfermeros/as generalistas quieren empezar a trabajar para mejorar sus habilidades y competencias y/o sumar puntos en las bolsas de empleo de sus respectivas Comunidades Autónomas.

Y, llegado a este punto, se plantean la gran cuestión: ¿Podré trabajar y, al mismos tiempo, prepararme el examen EIR?

Nuestro preparador Raúl Lozano aporta algunas recomendaciones al respecto en el siguiente vídeo:

Por tanto, y como bien ha explicado nuestro preparador Raúl Lozano, si estás pensando en preparar el EIR y trabajar debes tener en cuenta dos factores:

  1. El tiempo de estudio. Debe ser de unas 4 horas al día, comenzando desde este mes de junio.
  2. La calidad de estudio. El rendimiento de estudio es clave, pues al conocerte podrás sabes si necesitas más o menos tiempo de estudio.

Para esto, es clave un preparador particular, que te guía y siga tu evolución hasta el mismo día del examen EIR.

¿Estás interesado? Puedes contactar con nuestro preparador Raúl Lozano haciendo clic en el icono de whatsapp que tienes abajo a la derecha.

Nuestro objetivo, conseguir tu plaza.

Como habéis visto existen tres formas.

  1. Prepararme el EIR por mi cuenta

Se puede realizar consiguiendo el material de estudio y los manuales o realizando un curso a distancia.

Ventajas: Eres tú contra ti mismo. Ahorrarás tiempo al no acudir a clases presenciales en academias, organizarás tu estudio semanal y priorizarás las asignaturas y las materias a preparar.

¿Para quién es esta forma de preparación?

Para el/la aspirante que tenga una gran vocación, pues deberá mantener la motivación, la constancia y la disciplina durante todos los meses de oposición EIR.

  1. Prepararme el EIR en una academia

 Las academias ofrecen clases presenciales a través de profesores trabajan una determinada asignatura. De esta forma, cada profesor te orienta sobre la importancia de su materia y cómo resolver las preguntas del examen EIR.

Ventajas: El/la aspirante sabe a través de las clases presenciales y los profesores qué es importante o no. Por tanto, es el/la aspirante quien se organizará para preparar diaria, semanal y mensualmente los manuales y materiales extra que le proporcione la academia.

¿Para quién es esta forma preparación?

Para el/la aspirante que no sepa por dónde empezar a la hora de estudiar y sepa organizar y calendarizar el estudio.

  1. Prepararme el EIR con un preparador personal

Una tercera forma de prepararse el EIR es a través de un preparador personal. Eso implica un preparador experto, que ya ha pasado por la misma oposición, que va a seguirte de forma individual y particular.

Ventajas: El/la aspirante sabrá no sólo qué priorizar en los manuales, sino que contará con un seguimiento semanal para saber en qué punto de la oposición se encuentra.

¿Para quién es esta forma preparación?

Para los/las aspirantes que, al enfrentarse de nuevas con esta oposición, desconocen cuánto tiempo tienen que dedicarle cada día a las asignaturas, cómo planificar los objetivos, cuándo repasar, cuándo parar de estudiar para dedica el tiempo a otra asignatura o cuántas vueltas dar al mismo contenido.

En cualquier caso, las tres formas de preparación no son incompatibles. Es posible contar con preparadores personales a través de un curso a distancia, con tutorías virtuales o que preparadores expertos también sean profesores especializados en determinadas asignaturas. Al final, la base de todo siempre será la misma para el/la aspirante: mantener la constancia, la motivación y el esfuerzo diario hasta el mismo día del examen EIR.

¿Tienes más dudas? Consúltanos sin compromiso 

Si lo prefieres también nos puedes llamar al

911-921-009