CÓMO DECIDIR PREPARARSE EL EIR. Las 5 preguntas clave

0
145

Las cinco preguntas que has de hacerte para decidir si te preparas o no el EIR este año

Entra junio y comienza esa época en la que la proximidad del verano anima a reflexionar sobre nuestros objetivos para lo que resta de año. Lo mismo eres enfermero/a y estás saltando de contrato en contrato, con temporalidades ridículas en las que no puedes ni conocer a tus pacientes. Lo mismo eres estudiante de 4º y acabas de presentar o ya has presentado el TFG y te preguntas que va a ser de ti este verano, como enfermero/a profesional.

En cualquier caso, es fácil que se te haya pasado por la cabeza el lanzarte a por el examen EIR. Pues bien, ten prudencia. Valora esta decisión con calma y reflexiona, antes de apostar todo a una partida de alto riesgo; sobre todo “si no sabes en qué consiste el juego”.

Voy a plantearte las cinco preguntas a las que debes dar respuesta antes de tomar la decisión sobre si ponerte o no a estudiar el examen EIR:

  1. ¿Te interesa tener encima de la mesa, de aquí a 9 meses, un contrato laboral de 2 años de duración?
  2. ¿Tienes vocación por alguna rama o especialidad de las 6 que, a día de hoy, podrías conseguir?
  3. No tienes vocación por ninguna especialidad, pero ¿quieres ampliar tu formación académica siendo especialista, aunque no tengas que dedicarte a esa rama toda la vida?
  4. ¿Estás dispuesto/a a apostar al 100% por el estudio, siendo constante y sacrificando ratos de ocio, salidas y relaciones sociales durante 9 meses?
  5. ¿Quieres aprender y profundizar en el conocimiento de la enfermería durante 9 meses y posteriormente aumentar los conocimientos generales hacia un alto grado de especialización como enfermero/a?

Solo y exclusivamente si en al menos 4 de las 5 preguntas has respondido afirmativamente, podrás comenzar tu preparación del examen EIR con garantías de éxito, no solamente en la meta, sino en el camino. Por que el recorrido de esta carrera de fondo ha de ser confortable y debes sentirte satisfecho/a de la elección tomada y de los pasos a seguir, cueste lo que cueste.

A la mínima duda, en cuanto una de las respuestas a las preguntas clave te haga dudar, y no termines de estar convencido/a de responder con un SI rotundo, te recomiendo que sigas reflexionando sobre en qué, en cómo y en dónde vas a invertir tu futuro.

Tómate tu tiempo, reflexiona sosegadamente, y si sale que sí, ¡Consigue el EIR!